Mujeres Teniendo Orgasmo En La Boca De

Conocer a 32514

Hay besos que pronuncian por sí solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada hay besos que se dan con la memoria. Hay besos que calcinan y que hieren, hay besos que arrebatan los sentidos, hay besos misteriosos que han dejado mil sueños errantes y perdidos. Hay besos perfumados, besos tibios que palpitan en íntimos anhelos, hay besos que en los labios dejan huellas como un campo de sol entre dos hielos. Hay besos que parecen azucenas por sublimes, ingenuos y por puros, hay besos traicioneros y cobardes, hay besos maldecidos y perjuros. Desde entonces en los besos palpita el amor, la traición y los dolores, en las bodas humanas se parecen a la brisa que juega con las flores. Besos de llama que en rastro impreso llevan los surcos de un amor vedado, besos de tempestad, salvajes besos que solo nuestros labios han probado. Sangre en mis labios. Yo te enseñé a besar: los besos fríos son de impasible corazón de roca, yo te enseñé a besar con besos míos inventados por mí, para tu boca.

Porno Mujeres Bellaca Mastyrbandose gratis

Selecciona Tus Preferencias de Cookies Utilizamos cookies y herramientas similares para mejorar tu experiencia de compra, prestar nuestros úrico, entender cómo los utilizas para eficacia mejorarlos, y para mostrarte anuncios, incluidos anuncios basados en tus intereses. Terceros autorizados también utilizan estas herramientas en relación con los anuncios que mostramos. Se ha producido un problema al guardar tus preferencias de cookies. Inténtalo de nuevo.

Más contenido

En la noche del corazón la lágrima de tu nombre lento en silencio circula y cae y rompe y desarrolla su agua. Algo quiere su leve daño y su estima infinita y corta, como el paso de un ser perdido de pronto oreja. De pronto, de pronto escuchado y repartido en el corazón con triste insistencia y aumento como un alucinación frío de otoño. Sus copas duras cubren tu alma derramada en la tierra fría con sus pobres chispas azules volando en la voz de la lluvia. Las furias y las penas

279 280 281 282 283
Back To Top
×Close search
Search